952 33 77 99 info@asesorianeo.com

Los 5 errores más frecuentes de los emprendedores. Aunque puede sonar a tópico, hace tiempo que tenía ganas de escribir sobre este tema por un motivo aparentemente simple. Después de casi 18 años asesorando empresas y autónomos, vemos como estos errores se repiten una y otra vez, arrastrando los negocios, las ilusiones y la economía de muchos autónomos y pequeños empresarios.

Ya se sabe que nadie escarmienta por experiencias ajenas, pero si lo que te vamos a contar te sirve para reflexionar sobre estos aspectos antes de lanzarte a la aventura, el objetivo de este post estará cumplido (y probablemente me lo agradezcas).

 

Los 5 errores más comunes de los emprendedores

Si estás leyendo esta entrada, probablemente estás pensando darte de alta como autónomo, crear una empresa o puede, que lo hayas hecho recientemente.

Cuando nos reunimos con un posible cliente de la asesoría, siempre le trasladamos estas cuestiones porque son vitales para tu negocio:

  1. ¿Dominas la actividad que vas iniciar?.
  2. ¿Tienes idea de cómo gestionar un negocio?.
  3. ¿Tienes dinero para comenzar y financiación para subsistir?.
  4. ¿Has previsto un plan de marketing o acción comercial de captación y ventas?.
  5. ¿Tus proveedores han sido seleccionados por el precio más bajo?.

 

Bueno, ya lo he soltado, ahora vamos a analizar cada uno de ellos para que sepas la idea que te quiero transmitir.

 

1. ¿Dominas la actividad que vas iniciar?

Entrar en el mercado, con independencia de la actividad de que se trate, exige dominarla. No te lances a abrir un negocio simplemente porque te gusta, porque está de moda o porque parece fácil (ningún negocio lo es). Es muy importante, no sólo conocer, sino dominar a lo que te vas a dedicar, dónde ubicarlo, qué medios o personal necesitas, entre otros muchos aspectos. Cuanto más conocimiento y experiencia tengas, mayores serán tus probabilidades de éxito (aunque nunca está asegurado, emprender es una aventura por mucha experiencia que se tenga).

A veces, por circunstancias (desempleo, fin de prestaciones, necesidad económica) vemos en el autoempleo una salida y en muchos casos lo es, pero debes dar el paso con conocimiento de lo que haces: no saltes al vacío sin red.

 

2. ¿Tienes idea de cómo gestionar un negocio?

Vamos a ver, no te quiero decir con ésto que para emprender sea imprescindible tener un máster MBA por la más prestigiosa universidad o escuela de empresa (aunque si lo tienes te será de gran ayuda). Me estoy refiriendo a que te vas a convertir en el “hombre orquesta”.

Cuando abras tu negocio harás de todo, además de quien presta el servicio o vende los productos, te convertirás y tendrás que hacer mil cosas más: director, comercial, administrativo, financiero cobrador, relaciones públicas…..

Es necesario conocer cómo funciona una empresa (no sólo cómo hacer tu trabajo) a modo de ejemplo deberás conocer:

  • Qué obligaciones tiene (legales, fiscales o laborales, entre otras)
  • Fuentes y productos para financiarte: Por ejemplo, cómo funcionan los préstamos, los créditos, leasing, factoring…y cuáles son los más adecuados para tu actividad.
  • Fijar los precios de venta: calcular tus costes (directos e indirectos) añadirle el margen de beneficio y saber cuánto tienes que vender para obtener un beneficio que haga rentable tu negocio, también tiene su complejidad.
  • Informática: Imprescindible el manejo de ordenadores y tener software de gestión que te simplifique la vida, es una inversión.

Dale una vuelta

 

3. ¿Tienes dinero para comenzar y financiación para subsistir?

Una situación que nos encontramos en la asesoría con mucha frecuencia es la de la persona que va abrir su negocio, ha calculado (más o menos) cuánto necesita y tiene el dinero justo para “arrancar”. Confiando en la diosa fortuna para pagar los gastos a final de mes.

Ante esta situación, siempre se lo explicamos de una forma muy gráfica:

Puedes ser el mejor en lo tuyo, pero desde que subas la persiana hasta que la gente sepa que existes, transcurrirá un tiempo y necesitas tener previsto cuánto te costará subsistir hasta ese momento”.

Ahora te estarás preguntando ¿cuánto necesito entonces? la respuesta no es fácil de responder ya que el tiempo que tardarás en generar beneficios dependerá de muchos factores. Lo que sí te puedo asegurar es que si no dispones del capital inicial y al menos los gastos de seis meses de actividad, lo tienes muy complicado.

Durante la crisis, hemos visto un elevado número de negocios que han cerrado en menos de tres meses desde que abrieron y lo que es aún peor: con deudas.

 

4. ¿Has previsto un plan de marketing o acción comercial de captación y ventas?

No pienses que te estamos hablando de grandes campañas publicitaria. Te estamos hablando de cómo piensas dar a conocer tu negocio. Si abres y esperas a que la gente pase por la puerta o el boca a boca, necesitarás mucho tiempo para generar ingresos ¿podrías esperar?. A partir de esta actitud que podríamos denominar “pasiva”, puedes realizar diferentes acciones comerciales para acelerar que te conozcan y por tanto reducir el tiempo de generar clientes e ingresos.

Todas estas acciones deben estar planificadas y presupuestadas para que sean realistas, acordes a tu negocio y se puedan llevar a cabo.

 

5. ¿Tus proveedores han sido seleccionados por el precio más bajo?

Sí, el precio es importante, estamos de acuerdo, pero no debe ser el único criterio. Es por ello, que antes de elegir tus proveedores o colaboradores debes pensar qué importancia o repercusión tendrán en tu negocio y a partir de ahí seleccionarlos en base a múltiples criterios y no sólo el precio. ¿cuáles pueden ser estos criterios?

  1. Importancia o repercusión sobre mi negocio: ¿Es un aspecto accesorio o afecta al core de tu negocio?
  2. Experiencia:¿qué tiempo lleva en el mercado?
  3. Solvencia técnica: ¿me podrán dar soporte si lo necesito? ¿ofrecen garantías en su trabajo?
  4. Plazos de respuesta: ¿cubren tus necesidades? A modo de ejemplo, ¿te serviría una empresa de mensajería con entrega a 5 días aunque fuese muy barata?
  5. Tamaño de la empresa: Es un indicador de crecimiento que debes valorar ya que no siempre es positivo. Para determinados aspectos puede ser interesante tener una gran empresa detrás (por ejemplo en telefonía), pero si busco asesoría laboral y fiscal, la cercanía y el trato personal, prevalecerá sobre el hecho de que sea una consultora a nivel nacional para la que tu negocio sea sólo un número. En este enlace te dejamos algunos consejos que te ayudarán a elegir asesoría laboral y fiscal.

 

Y tú, ¿qué opinas?

Si tienes o has tenido experiencia como emprendedor y quieres compartirla con otros, puedes hacerlo a través de los comentarios de esta entrada. Seguro que alguien te lo agradecerá.

servicios_asesoria_para_emprendedores_en_malaga

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!